Categorías:
PersonalizaciónSatisfacción del cliente

Este artículo ha sido escrito por Laetitia

Vender debería ser sencillo, ¿no crees? Sobre todo cuando tienes el producto adecuado para el mercado correcto. En cambio, muchos vendedores hacen difícil algo que no es tan complicado, invirtiendo demasiado esfuerzo y tiempo para algo que podría hacerse con mucho menos. Simplemente, no cuentan con una estrategia para vender.

No importa el tipo o el tamaño de tu empresa. Diseñar y ejecutar estrategias de ventas es imprescindible para que cualquier negocio funcione. Si no cuentas con las herramientas básicas para cerrar ventas, entonces estarás perdiendo dinero y reputación.

Sea lo que sea aquello que vendes, son tus estrategias de venta los que harán que un cliente se decida por ti o que, por el contrario, opte por un competidor.

Con estas estrategias de ventas conseguirás poner tus cifras por las nubes de manera real y efectiva:

1. ¡Deja de acosar!

Los vendedores van directos al grano. Un buen vendedor te hablará de su producto en el momento oportuno. Por ejemplo, nosotros desde Efficy, la primera vez que llamamos a un cliente, les decimos algo como:

“¡Encantado de hablar contigo, Jacinto! Supongo que has dejado tus datos de contacto en nuestro sitio web porque quieres vender más, ¿cierto? En Efficy estamos obsesionados por mejorar la productividad de nuestros clientes. Por eso desarrollamos y distribuimos nuestra propia herramienta de CRM para gestionar clientes que creemos que te puede interesar. Podrás generar más ingresos y tu personal se sentirá más organizado. ¿Te apetece contarme un poco más cómo funciona tu negocio y te explico todo lo que Efficy puede hacer por ti?”

Una forma que puedes hacer para vender más es utilizar un speech de ventas por teléfono. Esto sirve para implicar al máximo a tu cliente sobre tu producto o servicio y deja claro que tu principal intención es ofrecerle tu ayuda.

2. Domina lo que vendes

Un paso imprescindible para que cualquier estrategia comercial tenga éxito es conocer bien lo que tratas de vender. Si no conoces sus características o todas las ventajas que aporta a los clientes, entonces no podrás responder a las preguntas de los consumidores ni manejar objeciones.

Usa las cartas de ventas o haz pruebas con el producto/servicio para poder responder o solucionar cualquier duda acerca de él.

3. Adáptate a su lenguaje

Tanto si tu producto es simple, como si es complejo, tu tarea es encontrar una manera sencilla y directa de describírselo a cualquier persona. A la gente le encanta comprender las cosas rápidamente. Les hace sentirse inteligentes. Por eso, cuando un comercial es capaz de amoldarse a su forma de hablar, los clientes lo tienen más fácil para pasar a la acción.

4. Una imagen vale más que mil palabras

Aunque hablar de las características y beneficios de un producto también suele despertar la atención de los clientes, no hay nada más efectivo para impresionar que hacer una demostración del producto/servicio en acción. Cuando los clientes tienen la oportunidad de descubrir por sí mismos aquello que les intentas vender, la idea que se hacen sobre cómo pueden mejorar sus vidas potencia al máximo el proceso de venta.

Para darte un ejemplo claro, en Efficy para que nuestros clientes conozcan la herramienta, impartimos toures gratuitos en donde mostramos cómo es nuestro sencillo CRM, desde el menú de oportunidades (con su respectivo embudo de ventas), cómo agendar actividades de ventas (seguimiento de cotizaciones, oportunidades actuales, toma de actas de reuniones comerciales, envíos de email desde la misma plataforma, etc). Todo esto como fin de mostrarle a nuestros clientes que somos una solución ágil y de fácil uso, para sus futuras ventas.

5. Hazte el interesante

El objetivo de tu conversación cada cliente es entenderlo. Haciendo las preguntas adecuadas conseguirás las respuestas que te ayuden a entender qué es lo que busca. En lugar de soltar un simple monólogo, ¿no crees que es más efectivo encontrar el “dolor” de ese posible cliente para hacerle entender que contigo tendrá todo lo necesario para hacerlo desaparecer? Esta etapa es la que corresponde a la calificación del prospecto.

6. Descifra sus necesidades

Cada consumidor es único, por eso la satisfacción a sus necesidades y deseos orbita en torno a un producto, servicio o empresa determinada. Cuando conoces a tus posibles clientes (alguno,s profesionales hablan de la persona) es mucho más fácil entender qué necesita y qué puedes hacer tú por ellos. Conociendo su edad, nivel de ingresos, estado civil, estudios, ubicación, aficiones e intereses, es cuando puedes dominar su mercado.

7. Mejóralo por encima de todo

¿De qué sirve que tu producto sea el que más funcionalidades ofrece, si al final tu cliente no la necesita?

Siendo capaz de replantear los beneficios para ajustarlos a las necesidades de cada cliente es un método de ventas excelente para hacerle ver el impacto tan positivo que tendrá el producto/servicio en su vida.

8. Consigue recomendaciones

Los clientes más leales son una buena fuente de rentabilidad para cualquier empresa. También pueden contribuir a la reputación de su empresa y convertirse en embajadores. Incluso sus clientes insatisfechos pueden convertirse en sus mejores embajadores! Conseguir este tipo de recomendaciones es muy sencillo cuando usas un programa de recomendaciones. O simplemente utilizar tus referencias en tu pagina web. La clave es empezar fomentar su uso entre los clientes actuales para que sean ellos quienes sugieran a sus amigos o colegas convertirse en clientes como ellos.

9. Ajusta los precios

El precio es determinante a la hora de tomar una decisión. Por esta razón es tan importante establecer precios competitivos. Pero ten cuidado. Tus precios deberían ser iguales a los de tus competidores o más altos si tu oferta es capaz de transmitir un mayor valor. ¿Cómo conseguir mayor valor para tus productos? Recurriendo a recursos tan eficaces como la extensión de las garantías o una calidad mayor en el producto/servicio.

 

En definitiva, un buen vendedor no debe entender la venta como su propio recorrido, sino que su misión es guiar al cliente a través de su propio viaje. Si consigues entusiasmarla con el destino y le dejas conocer toda la belleza que encontrará por el camino, conseguirás que se abra a ti, que confíe en lo que ofreces y que se anime a pasar a la acción.

¡A por más ventas!

¿Te ha gustado el artículo? Antes de irte…

Embárquete en el batiscafo y pide una demostración gratuita de nuestra solución de CRM… basada en tu empresa y tus necesidades 😉

Personalización Satisfacción del cliente