Por definición el big data, o literalmente en español «datos masivos», se refiere a una cantidad de datos hoy tan voluminosa que una herramienta informática clásica —y menos aún un cerebro humano— casi no puede analizar su contenido.

Para calificarlos de «datos del big data», los datos deben responder a tres, o incluso cuatro, criterios:

  • El volumen (más o menos masivo)
  • La variedad (naturaleza y nivel de estructuración a menudo vagos)
  • La velocidad (de la producción, de la recogida y del análisis)
  • La veracidad (más difícil de comprobar)

 

 

Aparición del big data

Con las redes sociales, la digitalización de todos los intercambios, los datos a disposición de las empresas para estudiar el comportamiento de los consumidores se han convertido en infinitas.

En paralelo, los gobiernos están comenzando a entrar en el juego. Las administraciones se han lanzado a una política de open data para estimular la creación de aplicaciones destinadas al gran público.

Transformar el big data en smart data

El verdadero problema al que se enfrentan las empresas es, en primer lugar, el transformar estas masas de datos, el big data, en información.

¿Cómo traducir? Hacer que los datos hablen es ante todo una cuestión de estrategia de empresa. Los analistas vienen luego. Implementar una política de retención masiva de información sin haber definido la parrilla de lectura solo sirve para llenar un pozo sin fondo de discos duros.

¿De qué sirve guardar indefinidamente el historial de transacciones de todos los clientes? ¿No valdría más guardar su historial de transacciones recientes y saber, además, cuál es el perfil y la evolución de cada uno de ellos? Ser un cliente puntual es una información. Ser un cliente leal es otra. Y pasar de puntual a leal es otra. Eso es explotable. Más allá de un cierto periodo, un historial de transacciones no es solo inútil, sino que resulta costoso.

Las diferentes aplicaciones del big data

El campo de aplicación del big data también resulta casi ilimitado.

En la empresa, el big data sirve para proponer ventas complementarias a un internauta en una página de venta por internet, el big data sirve para afinar los filtrados de marketing para segmentar la base de clientes y de clientes potenciales y personalizar así las acciones, el big data permite proponer ofertas más adaptadas a un modo de consumo… Más allá del espacio de la empresa, el big data permite luchar contra la criminalidad…

La inteligencia artificial (IA) al rescate del big data

Como vemos en la definición del big data, el volumen es una noción primordial. Y a menudo los sistemas informáticos clásicos no están preparados para tratar esta masa de información.

Ahí entra en juego la inteligencia artificial. Esta inteligencia superior capaz de aprender de sus experiencias puede entonces sumergirse en el dato para sacar de él la quintaesencia y empujar al ser humano a tomar las decisiones correctas, permitiéndole ahorrar tiempo.

 

Tecnología CRM

Del Big Data al Efficient Data

El Big Data es seguramente la nueva alfombra roja donde todos los actores de Sistemas de Información se dan de codazos para lucirse bajo los[...]
Leer más
DatosKPI
Consejos y trucos

¿Cómo tener éxito en su proyecto CRM? (1/3)

¿Cómo tener éxito en un proyecto CRM? Gran pregunta, pero decisiva. El éxito de un proyecto CRM depende de varios factores, la mayoría de los[...]
Leer más
ColaboraciónHerramienta de CRMProyecto CRM