Empezemos por definir «Canales de distribución»

Los canales de distribución reúnen todas las etapas existentes entre el productor de un bien o de un servicio y su consumidor, y a menudo se clasifican según una tipología basada en su complejidad.

Diferentes canales de distribución

Dicho anteriormente , a menudo podemos distinguir los canales de distribución según su complejidad y según la existencia e intervención de intermediarios.

A continuación te mencionamos algunos de los diferentes canales de distribución que puedes encontrar:

La venta directa

Es el canal de distribución que une al productor del bien o del servicio con su consumidor final, es el canal más corto; es el caso por ejemplo de la venta directa en la granja de productos frescos. El comercio electrónico y los comerciales también forman parte de los canales de distribución directos.

El canal de distribución corto

El circuito corto se basa, a diferencia del directo, en la presencia de un intermediario. Ya sea un detallista o un distribuidor, este intermediario en el canal de distribución se posiciona entre el productor y el consumidor.

El canal de distribución largo

El circuito largo pasa por una etapa complementaria: un mayorista o una central de compras. Introduce dos o más intermediarios entre el productor y el consumidor.

¿Cómo escoger tu canal de distribución?

Conociendo estas opciones, debes definir el canal de distribución que más se adapte a tu estrategia. Tal elección dependerá por ejemplo de motivos financieros, de imagen de marca, localización, etc.

Algo que puedes tomar en cuenta en tu proceso de decisión es que algunas marcas desean mantener el control sobre los canales de distribución y conservar una venta lo más directa posible, esto se debe a que así provocan en los consumidores la impresión de que forman parte de un club de elegidos, de happy few.