Estrategia de marca
Categorías:

Este artículo ha sido escrito por Mae

Esencialmente, la estrategia de marca es un plan a largo plazo que sirve para desarrollar y establecer un branding exitoso y conocido para alcanzar objetivos particulares de una empresa.

Ésta cuando se pone en marcha, influye en todo negocio y está directamente conectada con lo que los consumidores sienten sobre tu producto o servicio. Además, es clave para establecer la identidad de tu empresa y así diferenciarte de la competencia.

Se piensa que al implementar algunas ideas, junto con un logo, ya tienes una estrategia de marca. Sin embargo, también incluye tus objetivos, el definir quiénes son tus clientes, qué representa tu marca, cuál es la visión a largo plazo de tu negocio, etc.

Existen tres tipos de estrategia de marca 

Seguramente tienes tu plan general de branding, no obstante puedes redirigir lo que ya tienes con cualquiera de estos 3 tipos:

Branding corporativo: 

Se basa en que la gente reconozca tu negocio como un ente confiable, de calidad y útil. Para conseguir este tipo de táctica, responde: ¿Qué representa mi empresa en su conjunto?, ¿cómo se retrata la empresa ante el mundo?, ¿qué objetivo quiero lograr con ella?, etc.

Estrategia de producto: 

Si tu empresa hace productos individuales o ofrece servicios de forma separada y variable,  éstos también deben tener su propio branding.

Por ejemplo, empresas de aguas gaseosas aplican este tipo de técnica ya que ofrecen al público diferentes opciones, teniendo cada una su propia estrategias de marca.

Marca personal: 

Además de una marca corporativa o de producto, cualquier persona puede desarrollar su propia identidad de marca.

Ésta se basa en construir confianza mostrando tu conocimiento ante cualquier tema o ámbito en concreto, estableciendo así tu reputación online o presencial.

¿Qué debe de tener una estrategia de marca?

Hace décadas, el branding se definía como un nombre, un eslogan, un signo, un símbolo o un diseño, o una combinación de estos elementos, que distinguen una empresa, un producto o un servicio de otro. Hoy en día, es un tema más completo y clave para todo negocio.

No se trata sólo de conseguir que tu mercado objetivo te elija por encima de la competencia. Se basa en conseguir que tus clientes potenciales te vean como el único proveedor de una solución a su problema o necesidad.

En su esencia, puesto que toda estrategia de marca resuelve las necesidades claves del consumidor y alcanzando:

  • -Entregar claramente un mensaje;
  • -Credibilidad de marca en el mercado objetivo;
  • -Conectar emocionalmente con los clientes potenciales;
  • -Motivar a la compra;
  • -Lealtad entre los usuarios;
  • -Y la comprensión de tu cliente.

A medida que tus consumidores comienzan a identificarse contigo, tu marca vive en sus mentes y corazones, conectándose así de forma emocional.

Preguntas clave a la hora de crear cualquier branding

Al desarrollar un plan de marketing estratégico, tu marca sirve como guía para comprender el propósito de tus objetivos comerciales clave y te permite alinear el plan con esos objetivos.

Toda estrategia de marca no sólo es válida durante el tiempo previo de compra, la experiencia tiene que durar para crear la lealtad del cliente. Y crear eso, tienes que responder a estas tres preguntas:

  1. -¿El producto o servicio funcionó como se esperaba?
  2. -¿Fue la calidad tan buena como se ofreció o mejor?
  3. -¿La experiencia del cliente fue positiva en su totalidad?

Si puedes obtener respuestas positivas a estas tres preguntas, habrás creado un cliente leal.

Más allá de tener clientes leales

La marca no sólo crea clientes leales, sino también empleados leales.

Un buen branding le da a la gente algo en lo que creer y en qué apoyarse. También ayuda a los empleados a entender el propósito de tu organización y sienten como si fueran parte de algo significativo y no sólo parte de un engranaje.

Aquí tienes un checklist básico para evaluar tu marca

¿Cómo sabes si tu marca es lo suficientemente fuerte para darte el valor?

Empieza preguntándote:

-¿Se relaciona tu marca con mi público objetivo? ¿Lo «captarán» instantáneamente sin pensarlo demasiado?

-¿Comparte la singularidad de lo que ofrezco y por qué es importante?

-¿Refleja la promesa hecha a mi público objetivo y tiene valor para mi público interno?

-¿Refleja los valores que quiero representar para mis clientes?

Deja que estas preguntas sirvan de guía en el desarrollo de tu estrategia de marca. Si no estás seguro de las respuestas, te recomendamos que te sientes con tu equipo y hagas una táctica de branding eficaz en pro de tu empresa.

¿Te ha gustado el artículo?…. Antes de irte:

Prueba Efficy CRM – El CRM más completo

Prueba ahora gratis