Categorías:

Este artículo ha sido escrito por Tomi

Hace 4 años lanzamos SumaCRM, ahora felizmente parte de Efficy, porque teníamos un sueño:

Creemos que #ElTiempoEsFelicidad y que la gente en el trabajo puede ganar tiempo para dedicarlo a lo que más quiera, ya sean sus hobbies, familia, amigos… o trabajar y vender más :). Y por eso hicimos en su momento SumaCRM, ahora Efficy.

Y en ese sentido, tanto mi socio Alfredo como yo, teníamos muchos ganas de trabajar desde donde quisiéramos, en mi caso desde la playa, porque soy un enamorado del mar y del kitesurf.

Quería hacer kitesurf en mi tiempo libre

Pero la empresa la empezamos en Madrid, de donde somos, y no hay playa. A los 2 años ya éramos 8 personas y seguíamos en Madrid, pero yo no quería posponerlo más. Así que tomé la decisión más difícil hasta ese momento.

La idea era que yo probaba el trabajo en remoto, y si iba bien, poco a poco lo abriríamos al resto.

El siguiente en probarlo fue el CTO, y le gustó tanto que nos lo puso como condición para quedarse. Además como el plan era contratar más programadores, también trabajarían en remoto, ya no había marcha atrás….

Lo que era una prueba filosófica se convirtió en una necesidad

Ufff que miedo daba…  Si en Madrid hubiera playa no habríamos empezado el remoto.  ¡Pero salió bien! 🙂 Tengo que reconocer que si no fuéramos una empresa en remoto, no tendríamos el equipo de programadores tan brutal que hay ahora:

tuit

Así que en este post, te quiero contar lo peor y lo mejor de mi experiencia estos 2 años, porque aunque no estés pensando en hacer remoto hay una cosa que es ORO y que sirve igualmente para los trabajos presenciales. 

De hecho en Efficy los programadores están full remote, y en cambio los comerciales prefieren trabajar desde nuestra ofi en Madrid para así mantener alta la energía e interacción entre ellos. Aunque también son flexibles 🙂

Lo peor: «La cabeza»

No es lo mismo trabajar 1 día desde casa (que ese día eres súper productivo) que trabajar en remoto todos los días 🙂

Trabajar desde casa tiene 1.000 interrupciones. Pero no te hablo de las típicas como «la nevera, la tele o el favor de hacer {cualquier recado} porque total trabajas desde casa…»

Para mi lo peor han sido mis pensamientos en hacer otro plan porque estoy en casa. En concreto de «hacer kite». 

Este era yo al inicio:

foto remoto

Como ves gente haciendo kitesurf… un martes cualquiera a las 11 jaja. Así que…

Éste era yo a los 3 meses:

trabajo remoto

Jajajaja estaba todo el día con el pensamiento «¡Ostras ha salido el viento y menudo diazo! ¿Bajo un ratito a hacer kite y subo luego?». No lo hacía, porque soy super nazi conmigo mismo con los horarios para ser productivo, pero eso sí, acababa el día agotado por el desgaste.

Éste soy yo ahora jeje

coworking remoto

Esta foto es de ayer, ahora voy a un centro de coworking al que voy en skate por el paseo marítimo en 5 minutos (además es la leche porque es una tienda de windsurf en la parte de abajo)

Trabajar en remoto NO es forzosamente trabajar desde casa.

En «mi nueva ofi» ya no tengo «las interrupciones de mi cabeza» y al terminar de currar igualmente dedico la tardes a hacer kitesurf, pero ya no me vuelvo loco durante el día jaja.

Lo que es ORO: «Metodologías ágiles»

Somos «seres sociales» así que nos gusta trabajar con gente y en un proyecto común. En mi caso, al poco tiempo de empezar el trabajo en remoto tuve la sensación de estar aislado. Y fue duro, pero la solución fue precisamente lo mejor que he encontrado del trabajo en remoto, y que además es 100% aplicable al trabajo presencial. 

El remoto sacó a la luz muchas ineficiencias de nuestros procesos.

Para solucionarlo empezamos a seguir las metodologías ágiles de manera más senior:

  • Dailys: Una reunión diaria de 15 minutos para poner a todo el mundo en el mismo barco.
  • Weeklys: Una reunión semanal donde vemos métricas.
  • Retrospectivas: Una reunión cada 15 días (después de la weekly) donde vemos en qué podemos mejorar.
  • Off-sites: Una reunión trimestral donde vemos el RoadMAP.
  • 1on1: Una reunión (en nuestro caso bimensual) con cada persona del equipo.
  • Design Thinking: Un método para desarrollar las siguientes funcionalidades en base a  reunirte con diferentes stakeholders y hablar de los problemas y no de las soluciones.

Gracias a estas «reuniones ágiles» ya no me sentía aislado. Todo lo contrario, ahora siento que incluso estamos más en el mismo batiscafo que antes.

En cualquier caso, sigue siendo importante «estar juntos en la misma sala» ya que como seres sociales es la mejor forma de conocerte personalmente (y si no al final también acaba volviendo a aparecer el sentimiento de no pertenecer a un proyecto común) Por ello, cada 2 meses nos reunimos toda la empresa 3 días en la ofi.  🙂

¿Y qué más?

Este blog nació para aportar mi granito de arena a la comunidad de emprendedores, y por ello cada martes publico un nuevo post de nuestro viaje al tesoro, facturar 100.000€/mes.

Pero como más te puedo ayudar es que pruebes Efficy:

Prueba Efficy CRM
El CRM más completo

Prueba ahora gratis

¡Espero que te sirva!

Tomás Santoro

 

Otros posts que te pueden interesar