Categorías:

Este artículo ha sido escrito por Charly

Hoy en día son muchas las empresas que han visto interrumpidas sus ventas por culpa del COVID. Esto ha hecho replantearse a muchos sus objetivos de venta, así que es un día perfecto para abordar esta cuestión.

Fijar los objetivos de ventas es difícil en muchas ocasiones, pero es importantísimo. Ningún viento es favorable para alguien que no tiene definido su destino.

¿Te cuesta definir los objetivos de venta para tu empresa o no sabes cómo hacerlo?

¡No te angusties!

En este post te contamos cómo puedes montar un plan de venta que se adapta tanto a empresas pequeñas como medianas y grandes.

Como definir buenos objetivos de venta

Por lo general las medidas que se necesitan para establecer objetivos de venta en una empresa están al alcance de todos, pero comúnmente no se realizan de la forma apropiada aun siendo un factor clave.

Información

Un buen plan de venta debe estar respaldado con toda la información relevante de la empresa. Es decir, debes conocer cuál es la capacidad real de la empresa basado en los recursos y habilidades de esta.

Define el tipo de objetivo de venta

Aunque la misión final sea incrementar las ventas es vital que tengas claro cuál es el mecanismo que vas a utilizar para lograrlo.

Volumen: este objetivo va orientado en vender la mayor cantidad de productos o servicios y éste le va muy bien a empresas de consumo masivo.

Rentabilidad: esta técnica es usada en empresas que están decididas a únicamente vender productos de más salida o que tienen buen margen de ganancia.

Asegurar clientes: con la intención de conservar los actuales clientes muchas empresas se valen de la fidelización como método para mantenerlos de su lado usando incentivos o alguna atención especial para con ellos.

Establece objetivos realistas

Por muy buena que sea la estrategia de venta debes de tener los pies sobre la tierra y no obsesionarte con cifras que van en desproporción con la capacidad de la empresa.

Debes evaluar el presupuesto con el que cuentas, los gastos que conlleva, el tiempo y los materiales necesarios, así como el estado del mercado, la competencia y la afluencia de consumidores. En otras palabras, tus metas deben ir dirigidas a mejorar la situación y no en convertirse en un reto financiero.

Monitorea el progreso

Un proverbio dice que “el ojo del amo, engorda el caballo” lo que da a entender la importancia que todo propietario o encargado debe velar porque todo esté funcionando bien.

De modo que una buena estrategia requiere de mecanismos que te permitan medir si tus objetivos de venta van en la dirección correcta. Para ello puedes valerte de aplicaciones o softwares para medir los avances y asignaciones pendientes.

Fijar plazos

No se trata de fijar un a fecha al azar sino de establecer una fecha límite teniendo en consideración los pros y los contras de tu empresa. De manera que lo ideal es distribuir los objetivos en periodos cortos, otros a mediano y algunos a largo plazo.

Estudia tu mercado

Cuando se trata de dinero aventurar cifras al aire no es lo más recomendable. Es importante que conozcas en detalle cómo funciona el mercado que te rodea, así como la aceptación del producto o servicio que vas a ofrecer.

Lleva un control confiable de tus objetivos de venta

Parece mentira,en la época de los smartphone e internet algunos aún se niegan a usar la tecnología para llevar un correcto control de sus ventas.

Así que en vez de pensar en el costo de este tipo de programas piensa en ellos como una herramienta de apoyo para medir con precisión tus ventas y ver plasmado en detalles y números el resultado de las estrategias impuestas.

La tecnología para facilitar el seguimiento de los objetivos de ventas

Hoy en día un CRM es el mecanismo más usado para pasar a la acción si de ventas se trata. Por ello, si deseas asegurarle un lugar a tu empresa en el presente y en el futuro debes profundizar más en este campo.

Un CRM brinda grandes ventajas tanto para la empresa como para los consumidores. Es una herramienta fundamental para analizar todos los datos y objetivos y te facilita:

Interactuar con tus clientes: te permite conocer la experiencia, opiniones y exigencias del usuario y centralizarlos.

Analizar y medir: era algo difícil de hacer tiempo atrás pero hoy en día gracias a un CRM puedes medir si una estrategia está siendo efectiva y analizarla en tiempo real.

Elegir clientes potenciales: es hoy más factible lograrlo ya que gracias a la experiencia digital puedes tomar acciones para atraer y conseguir a aquellos clientes que se perfilan bien en tus productos o servicios.

De nada sirve establecer objetivos de venta sino puedes llegar a tus potenciales clientes.

Menor costo: es una de las mayores atracciones de la era digital ya que no necesitas inversiones millonarias ni presencial para obtener buenos resultados.

Cómo ves cuentas con muchos motivos para contar con un CRM. Solo es cuestión de que combines bien todos estos elementos a la misma vez que apliques ya los pasos mencionados que te ayudarán a estructurar un plan exitoso.

 

Descubre si Efficy es la mejor opción para tu negocio

Solicita una demo