cink coworking efficy
Categorías:

Este artículo ha sido escrito por Tomi

Hola!!

Hoy viene al blog de Efficy un buen amigo, Raúl del Pozo de Cink Coworking.

Raúl está dentro del top 5 de personas que más admiro dentro del mundo startup y, a la que siempre llamé cuando tuve dudas en momentos clave de SumaCRM, ahora parte de Efficy.

Y la verdad, siempre me ha dado un punto de vista original, sencillo y útil, basado en su experiencia, así que espero que con este post tú también conozcas su forma de pensar y su historia de amor con CINK COWORKING.

By the way, los primeros meses de vida de SumaCRM, ahora Efficy, estuvimos en el Cink Coworking de Nuñez de Balboa. Te lo recomiendo 100%. De hecho, muchas veces hemos estado apuntito de volver 🙂

Te dejo con Raúl!

***********************************************************************

De la idea al concepto

Fue a finales de 2011 cuando fundé Cink Coworking, en aquellos momentos lo llamé Cink Emprende.  Supongo que nació como muchas otras empresas, con una visión poca clara y desde luego muy diferente de lo que es hoy, casi diez años más tarde.

Había dos cosas sí que tenía claro:

  1. Quería invertir mis recursos y tiempo en montar una empresa para apoyar a emprendedores en fase semilla.
  2. Necesitaba acompañarme de buenos socios y amigos de viaje.

El punto 2 lo conseguí, acerté de pleno sumando a Raúl Martínez y a Miguel Ruiz a la empresa como socios y más tarde montando un estupendo equipo capitaneado por Mar Saavedra en el área de coworking.

Cink salió al mercado siendo una mezcla de diferentes servicios con una propuesta de valor difícil de entender, ni yo mismo tenía claro lo que éramos. Por un lado, ofrecíamos servicios profesionales, mentoring y asesoramiento a emprendedores; por otro lado, ofrecíamos coworking: espacio de trabajo compartido para empresas. Alguna cosa más de hecho, todo mezclado y sin una estrategia clara.

Nos íbamos a la deriva,  no íbamos bien.

Decidimos darnos otra oportunidad, apostar por la continuidad y con lo aprendido, tomar  una serie de decisiones para abordar la siguiente fase del proyecto. La principal fue separar las 2 líneas de negocio sobre las que trabajamos. Contamos con los servicios de consultoría especializada en emprendimiento, bajo el nombre de Cink Venturing; y con el negocio de coworking, sobre el que voy a escribir en este post: Cink Coworking.

grafico 1

 

En esta fase, nuestro primer espacio disponía de 500m2 y conseguimos  facturar:  40.000 € en el 2012 y 72.000 € en el 2013.  

Apenas 6.000 €/mes con los que no conseguíamos ni cubrir nuestros costes, pero sí sacamos algunas lecciones importantes: tamaño, distribución del espacio y pricing.  El modelo de negocio sólo tenía sentido si tomábamos algunas decisiones. La lección mas sencilla pero no obvia en nuestros inicios era el tamaño: el coworking es un negocio donde tu producto son los M2 y, por lo tanto, el modelo no puede funcionar con espacios de menos de 1000 M2. Otra lección pasaba por hacer una mejor distribución de los espacios y una adecuación del pricing, bajar precios para ganar en volumen de ocupación.

Del concepto al primer millón de euros

Decidimos apostar por el negocio del coworking.

La primera decisión fue cerrar nuestro primer espacio en el que solo teníamos 500m2 y buscar uno más grande para validar nuestras hipótesis de la fase anterior. A principios de 2014 abrimos nuestro centro de Núñez de Balboa.  Fue un éxito, se llenó de clientes en apenas unos meses. Ahora sí. Acertamos con el diseño del espacio, con las nuevas tarifas de precios y lo más importante: nuestra propuesta de valor funcionaba! todo el mundo la entendía.

“Espacios de coworking y oficinas para emprendedores y pymes: flexibles y económicos” 

Durante el 2014 subimos nuestra facturación  a 17.000 €/mes y en el 2015 llegamos a 22.000 €/mes. Ah!… y lo mas importante ya éramos rentables y generábamos caja positiva para seguir creciendo.

grafico 2

2 años más tarde abrimos nuestro segundo espacio en Castellana 194 y en 2017 el tercer espacio en Henri Dunant 17.

Los 3 espacios funcionaban perfectamente. Habíamos consolidado el concepto  y conseguido que todos los espacios fueran rentables.

La evolución de nuestra facturación iba viento en popa:

  • 2016 facturábamos 38.000 €/mes 
  • 2017 alcanzamos 60.000 €/mes 
  • 2018  volvimos a crecer: 84.000€/mes 
  • Y por fin en el 2019 superamos los 100.000 €/mes , pasando la barrera del millón de € anual 😉
grafica 3

 

Evolución en el sector del coworking: Durante el 2017 el negocio del coworking empezó a “explosionar”, grandes empresas entraron en el negocio, invirtiendo mucho y abriendo espacios espectaculares por tamaño y diseño.  El sector empezó a crecer y transformarse.  

A enrarecerse también, algo no nos encajaba. La lógica del coworking, al menos una parte, se sustenta en el concepto de la economía colaborativa donde los clientes pueden contratar espacios de trabajo flexibles sin preocuparse de nada y beneficiarse de una economía de escala, es decir, de un coste de oficina más económico.

Sin embargo la tendencia del sector, al menos de una gran parte de los jugadores del mercado, apostaba por una propuesta de alto valor añadido con una consecuencia evidente: incremento de precios para los clientes, llegando incluso a multiplicar precios X2  y X3 en algunos casos.

En 2018 nos tocó repensar, parecía que todo cambiaba en el negocio del coworking. Inversores y grandes empresas del sector se nos acercaron con diferentes propuestas, todas con ganas de pillar la ola del momento coworking. Parecía el mejor momento para darle caña a nuestro plan de crecimiento, sin embargo no lo hicimos por varios motivos. Principalmente, no queríamos ser otra cosa, queríamos seguir siendo Cink Coworking: ser fiel a nuestros clientes, congruentes con nuestro modelo, mantener nuestra propuesta sencilla y entendible. Queríamos y queremos ser rentables para nuestros clientes, no sabemos  ni queremos edulcorar las cosas. Si a nuestros clientes les va bien a nosotros nos irá bien.

De la misma manera, este cambio en el sector ha provocado que existan diferentes propuestas para los usuarios de este tipo de espacios. Unas dirigidas más a grandes empresas y otras, como es nuestro caso, enfocadas en dar servicio a las pymes y autónomos con otro tipo de necesidades. 

En octubre 2019 abrimos dos nuevos centros en Madrid, fuera de la M-30, con el objetivo de validar nuevas zonas y consolidar nuestro modelo de captación de clientes.  Seguimos aprendiendo del comportamiento del sector y adecuando el negocio a las necesidades de nuestros clientes.

En Enero del 2020 hicimos una ampliación de capital para seguir creciendo en búsqueda de nuestro próximo destino.

Ahora, en plena crisis del coronavirus el modelo de flexibilidad del coworking tiene más sentido que nunca, de manera que después de capear el temporal volveremos con mas fuerza  y anunciaremos nuevas aperturas de espacios Cink 😉

Para cerrar este post había pensado en escribir algunas conclusiones, sobre errores cometidos, pero sería demasiado largo, así que mejor os comparto algunas cosas que si nos han funcionado durante este viaje:

SENCILLO siempre es mejor

Nunca fuimos los mejores haciendo muchas cosas que aún siendo deseables son prescindibles, pero sí nos hemos preocupado mucho por construir una propuesta de valor sencilla y entendible para nuestro público objetivo:

Cink Coworking ofrece oficinas y espacios de trabajo flexibles y económicos para empresas”.  

CUIDA TU PRODUCTO, un buen café no necesita azúcar

Tener un buen producto con un mal o regular marketing funciona.  Al contrario no creo.

En nuestro caso nos centramos en ofrecer lo que somos: espacios de obra nueva, bien ubicados, con mucha luz natural, buenas mesas de trabajo, internet de calidad, transparencia en precios y condiciones. Nos gusta cuidar la esencia del producto.

RENTABILIDAD y crecimiento pueden ir de la mano

Ser rentable lleva su tiempo, especialmente en modelos donde, como el coworking, las inversiones son importantes.  Para nosotros siempre ha sido imperativo encontrar la forma de crecer siendo rentables y alejarnos de lo contrario: crecer para encontrar la rentabilidad.

La eficiencia del capital es fundamental  en nuestro negocio.

No creemos en crecimientos artificiales sostenidos temporalmente ni con nuestro dinero, ni con el dinero de terceros. Parece una obviedad pero cuesta ser congruente cuando te encuentras en un sector en auge, donde la oferta de capital es abundante.

Se puede crecer y ser rentable a la vez. 

PERSONAS, #peoplemakecink

Las empresas son personas. En Cink lo tenemos claro y trabajamos para  que nuestro equipo sea el fiel reflejo de los valores de nuestra empresa y conseguir que nuestros clientes reciban el mejor servicio posible al mejor precio posible. Con transparencia, con un trato cercano, siendo honestos y velando por sus intereses, que son los nuestros.

Raúl del pozo

Fundador de Cink Coworking & Cink Venturing.

***********************************************************************

Y hasta aquí el post de Raúl!

Como te decía al inicio, siempre súper claro y de muchísimo valor por su experiencia, ¿verdad?

¡Millones de gracias Raúl!

¿Tienes preguntas?

Escribe debajo en comentarios que Raúl contestará todas.

Y después…

Prueba Efficy CRM
El CRM más completo

Prueba ahora gratis

¡Nos vemos el próximo martes! Comenta debajo.

Tomás Santoro