Cómo funciona un CRM
Categorías:
Herramienta de CRM

Este artículo ha sido escrito por Charly

No exageramos al decir que existen cientos de CRM distintos.

Según el idioma para el que se enfoquen, el tamaño del negocio al que mejor se adapte, o el tipo de CRM que se trate, las combinaciones son incontables.

Es precisamente por eso, por existir tantos, que dar una respuesta única y válida para cualquier software a la pregunta “¿cómo funciona un CRM?” es casi imposible.

Sin embargo, la esencia de todas estas herramientas es la misma, y más allá de características concretas, nos centraremos en lo que todos los software de este tipo tienen en común.

Pero antes de eso…

¿Qué es un CRM?

El CRM (Costumer Relationship Managment) es a la vez una herramienta y una filosofía de gestión del cliente.

El punto de partida tanto del CRM como herramienta tanto del CRM como filosofía es entender que el cliente es la parte más importante de cualquier negocio.

La razón es sencilla:

Para que exista el negocio, tiene que haber ingresos. Para que haya ingresos, necesitas clientes. Por lo que sin clientes, no hay negocio.

Partiendo de esta premisa, el CRM busca, a través de ofrecer una relación más personalizada, más fluida y en definitiva, mejor a cada cliente, mejorar la satisfacción del mismo.

Pero, ¿cómo puedes conseguir esto con un CRM?

Gracias a la centralización, personalización y utilización de todos los datos de cada cliente, y empleando después estos datos para dar un servicio 100% personalizado.

Cómo funciona un CRM

¿Cómo funciona un CRM?

Partiendo de la premisa inicial de qué es un CRM y de que existen cientos con características particulares, la esencia del funcionamiento de cualquier CRM se puede resumir en 4 fases:

  • Iniciar la venta.
  • Cerrar la venta.
  • Servicio postventa.
  • Centralizar toda la información.

Iniciar la venta

Ya sea con campañas de email marketing realizadas desde la propia herramienta, llamadas en frío de lo comerciales o contactando de forma personalizada a alguien con quien nos hayan hecho una introducción, el primer paso con un CRM es iniciar la venta.

El único requisito para esto es contar con los datos de contacto de los leads incluidos en la herramienta.

Contado con esos datos, que el primer acercamiento sea con una campaña de email personalizada, con llamadas en frío o haciendo una visita comercial dependerá del tipo de negocio, del tipo de venta y del tipo de CRM.

Cerrar la venta

Según la Asociación Nacional de Profesionales de Venta (NASP) el 90% de los comerciales se dejan el 80% del negocio encima de la mesa por no contactar más de 5 veces con un posible cliente.

Para evitar eso mismo, el segundo paso común en cualquier CRM es permitir un correcto seguimiento a la venta que asegure el cierre.

Con un CRM puedes hacer follow up hasta el infinito sin resultar pesado, y eso se traduce en más ventas.

Servicio postventa

Otro de los grandes motivos por el que las empresas pierden dinero es porque, aunque conseguir un cliente nuevo cuesta hasta 7 veces más que retener a uno actual, la mayoría de las empresas se empeñan en captar más negocio en lugar de cuidar el que ya tienen.

Con un CRM sencillo, cualquier persona que entre en contacto con un cliente puede observar de un plumazo todas las conversaciones, trabajos realizados y pendientes y, en definitiva, toda la información de ese contacto con la que cuenta la empresa.

Esto permite dar un servicio mucho más personalizado con muchos mejores resultados. Y esto, aumenta la satisfacción del cliente.

Centralizar toda la información

El último factor común en el funcionamiento de todos los CRM es que es una herramienta en la que se centraliza toda la información de tus clientes y posibles clientes, pero también, toda la información del desempeño de tus comerciales, de tus campañas de marketing y tu servicio de atención al cliente.

Esto permite con unos pocos clicks generar informes detallados que te permiten conocer mejor a tu cliente ideal, cómo marcha el servicio postventa o qué tal es el desempeño del departamento comercial en general y de cada vendedor en particular; por poner unos ejemplos.

Con Efficy, puedes hacer estas 4 cosas y muchas más

Con Efficy estas 4 fases quedan totalmente cubiertas.

Sin embargo, también entendemos que cada negocio es un mundo, así que primero te escuchamos y si creemos que te podemos ayudar preparamos una solución a medida, gracias a que somos el CRM más flexible y escalable de todo el mercado.

Así, nos aseguramos de que no gastas tiempo ni dinero en encontrar la solución óptima. En vez de eso, la hacemos para ti.

Además, no tienes que dedicar tiempo a averiguar cómo funciona un CRM, por que formamos a tu equipo.

¿Hablamos?

Descubre si Efficy es la mejor opción para tu negocio

Solicita una demo

 

Para saber mas:

Cuales son las fases para contar con un CRM

Como son las mejores herramientas CRM

Herramienta de CRM